Entrevista sobre “Psicosomática: dolor y psicología” a Paqui Pozuelo

Paqui Pozuelo es psicóloga sanitaria y psicoterapeuta, trabaja en un hospital con enfermos oncológicos y crónicos. Es experta en psicosomática. Tiene consulta privada por las tardes, y también trabaja con personas con alta sensibilidad.

Psicosomática

P: Cuéntame un poco tu bagaje para conocerte mejor.

R: Llevo trabajando con pacientes más de 15 años tanto en la sanidad pública como en la privada. Trabajo mucho con enfermos con patologías físicas, algunas situaciones más graves que otras. Al final, el contacto con el paciente y todo lo que transmiten, me llevó a formarme mucho en temas de psicosomática, y en alta sensibilidad, porque hay muchos pacientes y muchas personas que correlacionan la patología física con la sobre-estimulación cerebral. También trato todo lo que tiene que ver con intervención con familias, parejas, individual y grupos en distintos ámbitos, y con diversas patologías. En este tema en particular, la psicosomática, me llama la atención.

Definamos la psicosomática

P: Toda esta entrevista viene a colación de que Paqui sea una de las pocas expertas en psicosomática que conozco, por eso quería que explicaras qué es la psicosomática.

R: La psicosomática es un término que se está utilizando cada vez más, también en términos médicos, qué tiene que ver con todas aquellas enfermedades, o con todos aquellos síntomas físicos, que nos hacen sufrir y que nos hacen estar mal, por ejemplo: un dolor, un dolor de cabeza, problemas gastrointestinales… y que la causa es atribuible a un conflicto emocional. Son patologías que al hacerte pruebas médicas, los doctores valoran que existen realmente y que te duele, y que cuando tienes dolor te duele, pero que la causa es un poco difusa. A veces tiene que ver con una situación emocional estresante previa.

P: Creo que la gente confunde la psicosomática, es decir, que lo entienden como que tienes un dolor inventado, que ese dolor está en tu cabeza y no es real. Cuando te dicen que lo que tienes es psicosomático, te lo tomas mal y piensas que el dolor que estás sintiendo no es inventado. Entonces, ¿ese dolor es real o no?, ¿esta en nuestra cabeza solamente? 

R: Yo creo que el dolor es real, que es verdad que cuando la persona te lo transmite le duele realmente, no es un dolor inventado, es algo real. No solo el dolor, sino también otro tipo de patologías. También se dan muchas problemáticas de piel, dermatitis, psoriasis (que es una enfermedad autoinmune); hay muchos órganos que se pueden ver afectados y muchas patologías que físicamente te molestan, te hacen sufrir, lo pasas mal…

Existe el dolor o te pica, todo eso es real, lo que sí es cierto es que a veces la solución médica no es tan fácil. El paciente piensa que el médico le va a sugerir o le va a dar algo que le va a calmar todo esto, y te puede calmar sintomatológicamente hablando, pero la causa posiblemente haya que trabajarla un poco más a fondo, a nivel emocional. Si no, quizás más adelante pueden tener un brote de cualquier patología de este tipo. Esta claro, que existir, existe ¿Se puede combatir y se puede curar? Bajo mi punto de vista sí, trabajando el conflicto emocional de fondo.

psicosomática

¿Qué enfermedades o patologías provoca?

P: Existen muchas enfermedades, a parte de dolores, que tienen ese componente donde el origen es algún trauma o algún hecho que causó un daño psicológico ¿Eso entra dentro de la psicosomática?

Hay muchas enfermedades, incluso se ha dicho que el cáncer tiene ese componente, es decir, que se da después de un trauma. Se ha visto con determinados tipos de cáncer, muchas veces viene a través de algún tipo de trauma o algo psicológico que ha pasado el paciente, porque llama la atención que cada vez haya más cáncer y en pacientes muy jóvenes.  No sé si es verdad o no. Pero, estamos hablando de que si no se trata ese trauma que ha causado la enfermedad, se podría volver a repetir la enfermedad, en este caso el cáncer, ¿podría volver a desarrollar esa persona un cáncer de nuevo?  

R: Con el cáncer es un poco más complicado porque es una patología seria. Hay una sintomatología y una lesión física potente,  ahí intervienen muchos factores. Los médicos y oncólogos, creo que contemplan ya, cada vez más, la parte emocional,  pero también influyen otras más, como la genética y la alimentación, además de otra serie de factores. Pero en cualquier caso, lo que sí es verdad, es que cuando aparece la patología es una señal de que algo no va bien.

Al final es una oportunidad de cambiar y, como tal, la lectura que hay que hacer al cuerpo, ya sea desde la psicosomática, o sea desde la medicina tradicional, es que algo te está queriendo decir. Te está transmitiendo algo para que lo escuches, para que le hagas caso y para que cambies alguna dinámica interna de tu vida que seguramente no esté siendo lo más satisfactoria que podría ser. No está llevando a esa persona realmente a cumplir, a hacer y a realizar aquello que realmente quiere. Esa es la lectura que yo le daría. De hecho, según diversos estudios,  cuanto mayor conflicto emocional, más seria suele ser la patología física.

¿Tiene solución?

P:  Si tratamos ese tipo de conflictos, ¿llegarían a solucionarse ese tipo de patologías o las patologías que vienen asociadas a esos conflictos?

R: Las patologías más asociadas a estos conflictos no son tan severas, en cuanto al pronóstico, o tan graves. Son patologías que te hacen sufrir, te pueden limitar, como es el caso del dolor, o dificultar tu vida diaria. Dependiendo del manejo personal, familiar… o psicosocial de la somática, así será la evolución de ésta.

Pero trabajando el conflicto, sí mejoran esas patologías. Eso es lo que hacemos en terapia, ir a la causa, ver el conflicto emocional que hay de fondo; desde dónde se generó, que ha ocurrido, cómo ha sido el manejo de la persona durante esos momentos de su vida. O incluso se tratan conflictos prolongados en el tiempo, que hacen que el dolor sea crónico en algunos casos, cuando se cronifica el dolor (o la patología) es porque ese conflicto se ha mantenido a lo largo de mucho tiempo.

En la medida en que eso se trabaje, la persona empieza a funcionar de una manera distinta, y mejora. En mi experiencia me baso,  tengo pacientes que han mejorado considerablemente sus patologías físicas, tratando esos conflictos. Eso sí, acompañados de los médicos, yo nunca digo que dejen de tomar nada. Tienen que ir primero al médico, hacer lo que el médico dice, y luego ya se trabaja conmigo en la consulta. Porque también hay mucha idea de hacer todo alternativo y no tomar ningún tratamiento, yo creo que eso no se debe hacer.

psicosomática

P: ¿Cuánto tiempo tienes que tratar a un paciente para que ese dolor o esa patología que hemos citado llegue a desaparecer, o que baje lo suficiente como para vivir bien? 

R: Depende de la persona que tengas delante, cada paciente es diferente, cada historia es distinta, y a cada uno hay que tratarlo de manera individualizada. No tengo un tiempo estipulado para trabajar un tipo de patología concreta, depende de la persona, depende de su historia, depende de su manejo emocional y depende del ritmo al que esa persona vaya evolucionando. Se puede ir viendo a medida que van bajando los síntomas, es un buen reloj que te va diciendo cómo va.

El estrés y la ansiedad como causa

P: El estrés la ansiedad, además de algunos hechos traumáticos son los causantes de muchas enfermedades y dolores como hemos dicho.

R: Yo haría un matiz, no es un hecho traumático en sí, porque entonces muchas personas estarían enfermas, ya que mucha gente ha tenido un hecho traumático en su vida, o ha vivido el acontecimiento de manera traumática. Es como tú manejas esa situación traumática y el valor que le des. Eso es significativo,  sino todo el mundo estaríamos enfermos o fastidiados. Entonces varía según el manejo de esa situación puntual o de esa situación mantenida en el tiempo.

Un estrés puntual se maneja mejor y en muchos casos es adaptativo, suele presenta una sintomatología más leve, con lo que es más fácil de tratar que un estrés prolongado en el tiempo.

P: ¿Por qué el cuerpo nos hace eso? Es decir, encima de padecer estrés y ansiedad, mi cuerpo decide tener un dolor horrible o me acaba provocando una enfermedad.

R: Pues precisamente para decirte que hay algo interno tuyo o alguna situación, algo en tu vida, que es importante que cambie. Algo que tiene que manejarse de manera diferente y que, incluso, sentir de manera distinta para que tú te sientas mejor contigo mismo. Y para que pueda seguir  lo que yo llamo “la esencia del ser“, que es hacia donde va dirigido tu camino y hacia donde tú quieres ir.

P: O sea, como un aviso ¿no? Para que algo cambie en tu vida.

R:  Creo que es un lenguaje, hay que aprender a entenderlo. Si aprendemos a leer el lenguaje del cuerpo, quizá podamos vivir mejor. Es un aprendizaje y quizá una oportunidad de cambio.

Jung (Carl Gustav Jung) era una persona muy influyente en este campo, fue de los primeros. Dijo que la enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para sanar la mente. Él iba un poco en este camino, más que en considerar la enfermedad como un ente a parte de la mente, en la que el médico, o lo externo, o la medicación, me va a sacar de todo lo que le está ocurriendo a mi cuerpo.

psicosomática

Cómo lo manejan las Personas con Alta Sensibilidad

P: En Personas con Alta Sensibilidad que tienen esos dolores, no digo crónicos, sino que una Persona con Alta Sensibilidad hoy tiene dolor de estómago, mañana tiene una migraña muy fuerte, y pasado mañana tiene un problema de piel… ¿Ese tipo de dolores o patologías al final tiene cura con los PAS?

R: Yo creo que sí, si se demuestra en las pruebas médicas que no hay algo objetivo. Objetivo en el sentido de que no haya un traumatismo o una infección. Es decir, si tienes un traumatismo y te rompes la cadera, hay dolor, y hay una causa médica que sale en las pruebas, hay algo objetivo. Pero cuando hay algo inespecífico, algo que no se acaba de encontrar la causa, aunque a veces te aparece en analíticas, pero no hay una causa específica médica, eso se puede tratar desde otro punto de vista, como en mi consulta. Trabajando un poco esto, sí se puede llegar a sanar.

Los pacientes con Alta Sensibilidad suelen tener una sobre-estimulación cognitiva, los estímulos y todo lo que les llega del exterior es todavía mucho más amplio que para otras personas, es como una agresión, con lo cual, el manejo emocional también es diferente con los PAS, pues hay que ver cómo les afectan ese tipo de cosas.  Como consecuencia, la expresión física de su cuerpo en cuanto a patologías también es diferente muchas veces, pero también es un signo de que algo no va bien y hay que cambiarlo.

Ser asertivos puede salvarnos

P: Muchas veces, por ser educados y complacientes, nos guardamos todo dentro, hay personas que estallan y otros que no. Ese guardarse todo, te acaba por hacer “explotar” de alguna manera. No estamos como queremos o no hacemos lo que queremos por complacer al resto ¿Es bueno ser complaciente o hay que decir que “no”? Nos da miedo decir que no, pensamos que si lo hacemos podemos perder un trabajo, una pareja, amigos… o puedes llegar a tener una discusión. Veo demasiadas personas que no saben decir que “no”.

R: Marcar límites y ser asertivo es fundamental. La asertividad es un término que utilizamos mucho en psicología para hablar de colocarte en tu sitio, marcar el límite de una manera educada, teniendo en cuenta también el estado emocional del otro, sin herir, y de una forma diplomática o educada. Forma parte del marcar límites, eso es necesario.

En muchos casos el poder decir que “no” tiene que ver con el poder ponerte en tu sitio, para que no haya situaciones de abuso o de sometimiento, en la que sientas que estás haciendo algo por los demás y te estás olvidando de ti. Hay situaciones en las que es necesario marcar el límite y decir que “no”, pero lo que hay que ver de fondo es lo que le llevará a esa persona a no poder decir que “no”, y si eso le supone un sufrimiento, una angustia o un dolor. O le gustaría decir que “no” y no puede. Ahí habría muchas maneras de trabajar, porque por un lado tenemos las habilidades de comunicación, que esto se aprende, y por otro lado, tenemos la dificultad que tenemos de fondo, que se podría tratar.

Hablemos de la sociedad actual…

P: Vivimos en la sociedad de la ansiedad y la depresión,pero a la vez, somos parte del estado de bienestar. Vivimos en una sociedad en la que todas nuestras necesidades básicas están cubiertas, tenemos agua, comida, casa… tenemos absolutamente de todo. Y aún así, los picos de ansiedad y depresión que hay en los últimos años, no se han dado antes en ninguna otra época (o por lo menos no hay registros de ello). Hay muchísima población con depresión, ¿por qué ocurre esto si supuestamente vivimos mejor que nunca?

R: Hay otro tipo de necesidades, que son las necesidades emocionales o necesidades relacionales. Quizá, en algunos casos, en esta sociedad no están del todo cubiertas, en muchas ocasiones ocurre eso.

Por un lado tenemos la necesidad física de comer  y respirar, forma parte de la supervivencia. Pero, por otro lado,  tenemos las necesidades emocionales, que también forma parte de la supervivencia. Uno cuando nace, aparte de comer, de estar limpio y de estar bien cuidado, necesita sentirse protegido, atendido y querido. Creo que eso forma parte de la necesidad más básica del ser humano. Estamos en una sociedad en la que nos relacionamos  cada vez menos, en la que quizás no nos sentimos queridos en muchos casos. Emocionalmente no nos sentimos del todo arropados, no nos sentimos siquiera con la posibilidad de arropar al otro, eso provoca un vacío que lleva a la tristeza o a la depresión.

Felicidad

P: Acabo la entrevista con la  pregunta que le hago a todo el mundo: ¿Qué es la felicidad para ti?

R: Para mí la felicidad es encontrar tu esencia, la esencia del “ser”. Es la esencia con la que nacemos y, a medida que van pasando los años, se nos va distorsionando un poco. Depende del entorno en el que nacemos, de dónde venimos, qué se espera de nosotros, que no se espera de nosotros, qué creencias, qué valores… Todo esto influye mucho. Aunque cada uno nos manejamos y crecemos, creo que la felicidad es encontrarlo, encontrar la esencia. Qué es lo que yo quiero hacer, qué necesito, hacia dónde quiero dirigir mi vida, y poder llegar a cumplirlo.

psicosomática

Ha sido un placer y un honor contar con Paqui Pozuelo para esta entrevista.

Privacy Preference Center