Había practicado diferentes tipos de Yoga en los últimos años, pero no llegaba a engancharme como otras personas lo hacían, donde, de repente, descubrían su luz interior a través del Yoga.

Soy una persona muy movida, así que siempre me acababa aburriendo y necesitaba más. Había practicado Hatha y Ashtanga Yoga, pero no salía satisfecha de las clases, ni me sentía mejor, de hecho, a veces, todo lo contrario.

Yoga encuentra tu camino

El Yoga es como todo, viene en el momento que tiene que venir y cuando uno lo necesita para crecer. Estaba pasando un momento con mucho estrés, así que decidí darle otra oportunidad al Yoga. Visité varias escuelas de la zona, tenía claro, que esta vez iba a ser diferente, y que tanto la escuela como el profesor, tenían que darme algún tipo de buena energía y conexión. Entonces conocí a Teo en su Escuela Anand Yoga y todo cambió… Él y el Yoga me ayudaron a conocerme a mí misma mucho mejor, me ayudaron a encontrar «mi camino» o «mi Yoga».

Entrevista a Teo Casas, socio fundador de Anand Yoga

Los inicios…

P: ¿Cómo llegaste hasta el Yoga?

R: Yo creo que no se llega, es un proceso. Empecé dando clases de musculación en un gimnasio hace mucho tiempo, luego di clases de ciclo y después de pilates. Ves que llega un momento en que eso no es suficiente, que hay otras cosas, o que necesitas ir a otros lugares, no del plano físico, sino de lo mental o de lo espiritual, y es cuando llega el Yoga. No fue «voy a dedicarme a hacer Yoga». Es como cualquier otro proceso en tu vida, en el que en ese proceso, cuando te has querido dar cuenta, te ha llevado a otro sitio.

Lo que yo empecé como un actividad física, me ha llevado a otro lado que no tiene nada que ver. Pasé de lo físico a lo energético. O de lo bestia (de hacer pesas), a ponerme a meditar o a pensar en energías. Al final, llegas a entender que no es que tú vayas buscando hacer Yoga, sino que van llegando unos cambios en tu vida que te conducen a eso, a conectar contigo, o a conectar con la gente desde otro lugar.

yoga encuentra tu camino
Teo Casas

P: ¿Qué te hizo hacerte profesor de Yoga?

R: Porque veía que en las otras actividades me faltaba algo. Eran muy físicas, a nivel postural podían corregir también, pero había algo que para mí faltaba, porque energéticamente también funcionamos. Al final hay energías en todos los lados, gente que te transmite muy buen rollo, y otros que no, eso es una forma de energía. Ahí hay algo.

Trabajas con personas y no son capaces de llegar a conseguir una espalda recta, por lo que sea, y empiezas a trabajar desde otro punto de vista, con otro enfoque y empieza a funcionar. Pero en realidad, físicamente no estás haciendo nada diferente, es más, empiezas a dar unas ideas, como hablar del sistema parasimpático, cómo funciona en ti, etc… o qué postura estoy adoptando, si cambio esa postura cómo respiro, qué siento… Y empiezas a observar que al dar esas instrucciones, el cuerpo cambia. En realidad, no has hecho nada físico diferente de lo que hacías antes, solo ha sido algo mental.

Yoga encuentra tu camino
Escuela Anand Yoga

Yoga como estilo de vida

P: ¿Con el Yoga cambió tu modo de pensar o tu estilo de vida?, ¿es el Yoga un estilo de vida?

R: No es que te cambie el Yoga, es que hay un momento en tu vida en el que decides dar un cambio, a lo que sea, y en ese cambio tú diriges la atención hacia un lugar, puede ser hacia el Yoga. Te dedicas a esto y empiezas a ver que empiezas a cambiar tu actitud ante las cosas, te tomas las cosas de diferente manera.

Con cuatro órdenes muy concretas y que te van al cerebro, has cambiado la postura, para mí eso es el cambio.

¿Por qué el yoga? Tiene que haber un momento en tu vida en el que tú estés preparado para recibir esa información. Porque si tienes en tu mente el hacer cualquier tipo de actividad, por mucho que te digan haz esto u haz lo otro, o toma de conciencia de esto, a lo mejor no estás preparado para llegar a eso en ese momento, porque quizá estás en otras historias, y no va a funcionar. Si hablamos de lo energético y tú estás en otra parte de tu vida en la que eso no te interesa, por mucho que te digan, no vas a cambiarlo.

Es un proceso en tu vida, en ese momento te coincide esto y hay un cambio. Pero no es el Yoga que te cambia, eres tú. El que está buscando eso en lo que no te encuentras cómodo eres tú. Porque quizá las otras facetas de tu vida no están en el mejor momento y, por lo que sea, descubro el Yoga o, descubro cualquier otra cosa, y empiezo a cambiar. Te das cuenta de que cambia también tu entorno, tus relaciones y cómo te relacionas con lo externo. Pero porque tú estás dando ese cambio.

¿El yoga está cambiando a mucha gente? Sí, pero porque quizá hay una falta de dirección, una falta de valores o una falta de lo que sea. También hay gente que siempre tiene esa necesidad de hacer cosas o de intentar cambiar y es una puerta que ven. Lo más importante es empezar a darte cuenta de cómo reaccionas en la vida y a lo que tú quieras llegar, incluso puedes llegar hasta a la iluminación (risas).

Yoga encuentra tu camino

Beneficios del Yoga

P: ¿Crees que el Yoga puede ayudar cuando tenemos problemas psicológicos, como estrés, miedos, ansiedad…?, ¿de qué manera lo hace?

R: Sí, te puede ayudar, pero tienes que poner de tu parte. ¿Te puede ayudar un psiquiatra? Sí, pero si cuando sales del psiquiatra sigues con tus rollos, no te va a ayudar. Tienes que ser consciente en todo momento de lo que quieres hacer, y qué dirección seguir. Te puede ayudar si tú quieres hacer ese cambio, pero si cuando hablamos aquí (en clase) de tomar conciencia, de la no violencia, etc… Salgo y lo primero que me estoy diciendo es que lo hago todo fatal o que soy muy torpe, así no hay ningún cambio, porque no estoy cambiando esa actitud, sigo en mis pensamientos de antes de entrar a la clase. Entonces no me sirve el venir a clase.

Yoga encuentra tu camino

P:  ¿A nivel físico qué mejoras produce el Yoga?

R: Sí se nota. Simplemente al trabajar con tu cuerpo, ya te hace ser consciente de qué partes están fuertes y cuáles no, y luego es trabajarlo. También depende de qué tipo de Yoga quieras hacer, porque hay yogas más físicos, el Ashtanga y el Vinyasa son muy físicos, el Hatha es un poco más tranquilo, pero va a haber una mejora física siempre. Al mejorar físicamente, te vas a encontrar más cómodo y más feliz, y a lo mejor eso hace que inicies ese proceso de cambio. Ves que eso funciona y empiezas a cambiar en otros aspectos de tu vida.

P: ¿Puedes hacer Yoga si tienes una lesión?

R: Si lo haces con cuidado, todo vale. Otra cosa es que te vayas y hagas el loco, por ejemplo, te acaban de operar y empiezas a hacer saltos y torsiones, vas a salir mal parado así. Pero si es con cabeza, mejoras. El Yoga te ayuda a ser consciente de dónde tienes la limitación, así empiezas a trabajar con más cuidado y empiezas a cuidarte. Es un proceso que va lento, una recuperación siempre es lenta. Y cuando hay una rotura o una operación, sabes que eso requiere tiempo, pero mejoras.

¿Quién puede hacer Yoga?

P: ¿Qué tipo de personas hacen Yoga?, ¿puede hacerlo cualquier persona?

R: Lo puede hacer todo el mundo. Un niño cuando es bebé, si le empiezas a observar, está haciendo, más o menos, asanas. Se está estirando, se está recolocando, descubriendo hasta dónde puede llegar, hasta dónde no, esto es lo mismo, todos podemos.

Otra cosa es que tu quieras hacer posturas que ves en un libro o en instagram, y pienses  que a eso no vas a llegar. A lo mejor el primer día no llegas, ni el segundo, o a lo mejor no llegas nunca, porque tu cuerpo no te lo permite. Pues ya está, tu haces tu Yoga, no el Yoga que está haciendo el de al lado, ese hace el suyo, tú haces el tuyo. Él tiene sus limitaciones físicas o no, y tú tienes las tuyas. Lo que no podemos hacer es imitar lo que creemos que es nuestra idea del Yoga, que suelen ser cosas que hemos visto por ahí.

El Yoga es tu práctica, donde tú llegues está bien . A lo mejor el hacer Yoga no significa tener que hacer asanas (posturas de Yoga), puede ser el conocimiento, puede ser la meditación… hay muchos tipos de Yoga. Si eso es tu momento de relajación, de conexión, de estar feliz contigo mismo, y de llegar a otros estados de la conciencia de los que no llego en mi vida normal, ese es tu Yoga. Porque aquí es muy fácil (en clase), tienes un ambiente que no es hostil, todo es muy buen rollo, la gente no te influye, y así es fácil hacer Yoga. Pero el Yoga está ahí fuera, en el día a día, en el que te tienes que enfrentar a algo que te supera, puede ser un problema, una enfermedad, un fallecimiento, no tener trabajo o cerrar una empresa. ¡Eso es Yoga!

¿Qué ofrece el Yoga?

P: ¿Qué has encontrado en el Yoga que no te ha dado otro tipo de práctica o disciplina?

R: El estar feliz haga lo que haga. Si me muevo en una clase y es física estoy a gusto, si estoy en meditación estoy a gusto. En otro tipo de actividades, al final es una competencia. Lo mío no es eso, lo mío es que haga una clase y la gente salga encantada y relajada, yo con eso ya me siento satisfecho. ¿Qué mas quiero?

yoga encuentra tu camino

La felicidad

P: ¿Qué es para ti la felicidad?

R: Enfrentarse a la vida, a lo bueno y a lo malo, y saber gestionarlo. En la vida vas a tener momentos muy buenos, momentos muy malos y momentos normales, enfrentarte a ello y gestionarlo sin que te vuelvas loco ni que veas que se acaba el mundo. Ese plano neutral en el que cuando ocurre algo bueno eres muy feliz y es fácil de llevar, me siento pleno, pero en los momentos de bajón llegar a ese estado de aceptación, aceptarlo sabiendo que es así y que a veces no puedes luchar contra esas cosas. Es encontrar ese equilibrio.

Cuando vienen esos momentos malos pensar que eres capaz de superarlo sin volverte loco, sin que te cree un trauma o sin que creas que todo está contra ti o hay un plan cósmico que quiere acabar contigo, ahí en cuando realmente demuestras el equilibrio que tienes.

Si consigues ser feliz un minuto al día, perfecto. Y si consigues estar tranquilo el resto del día, eso ya indica mucho. Estar sin que te comas la cabeza, porque al final son siempre los mismos procesos mentales los que están en la cabeza, son 4 ó 5, y le das vueltas a esos 4 ó 5 pensamientos todo el día, pues abstráete de eso, sal de ahí, y mira todo lo bueno que tienes. Tenemos muchas cosas y pocas veces lo valoramos. Levantarte por la mañana, y poder levantarte tú solo, poder salir, disfrutar… tenemos todo un mundo de posibilidades. Hay gente que no va a poder acceder a eso nunca, y de eso no te das cuenta, piensas que como lo tienes, te da igual, lo has por hecho. Eso es para valorar, para sentirte feliz.

Tómate una cerveza, un te o un café, lo que te apetezca, y disfruta de ese momento, sé plenamente consciente de ese momento, sin que haya nada más. Permanece un momento y tómate el café, pensando que no hay nada más, ahora estás en eso y te centras solo en eso, (eso es Mindfulness).

La felicidad es un proceso, es el encontrar tu estado de Yoga. Porque el Yoga no son las asanas, es el estado de Yoga, el encontrarte en ese momento y decir aquí ya estoy cómodo, estoy feliz y estoy a gusto, ese es tu Yoga.

Aquí os dejo la entrevista en vídeo a Teo Casas. Por si prefieres ver el vídeo en lugar de leer 😉